Actualidad

Principales novedades tributarias que introduce la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades

Jue, 07/28/2016 - 00:00

Por: Josep Bertran, Director del Máster en Dirección y Gestión Financiera en el campus de Barcelona

Con respecto a la legislación anterior, la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades introduce algunas diferencias significativas.  Destacan al respecto las siguientes:

Cambios en los tipos de gravamen: A partir del presente año se fija un tipo de gravamen general que pasa del 30 al 25%. En el supuesto de empresas de nueva creación el tipo de gravamen se mantiene en el 15% para los dos primeros ejercicios que obtengan una base imponible positiva.

Con esta reducción se equipara el tipo de gravamen general con el de la pequeña y mediana empresa.

Compensación de bases imponible negativas: La reforma de la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece que las empresas podrán compensar las bases imponibles negativas sin límite temporal (hasta el año 2014 el plazo de compensación era de un máximo de 18 años). Asimismo, el derecho a comprobar estas bases negativas por la Administración prescribirá a los 10 años. Además, la Ley establece una limitación del importe de bases imponibles negativas a compensar en un 70% (en el año 2016, el 60%) de la base imponible previa, admitiéndose en todo caso la compensación hasta un millón de euros. Adicionalmente, la Ley incorpora una serie de medidas que tienen como objetivo evitar la adquisición de sociedades sin actividad o casi inactivas que tengan bases imponibles negativas.

Gastos deducibles: Se han consolidado todas las limitaciones a la deducibilidad de gastos y de pérdidas que se habían introducido durante la crisis económica, la cual tuvo un impacto negativo sobre la recaudación.  A estas limitaciones ya consolidadas se han añadido otras, de manera que la base imponible diferirá en mayor medida que antes del beneficio contable.

Incentivos fiscales: Se han suprimido muchos de los incentivos fiscales que se instrumentaban mediante deducciones, destacando al respecto la supresión de la deducción por reinversión. No obstante, y con el objetivo de favorecer determinados sectores de actividad, se crean otros.

Sociedades civiles: Con la nueva Ley las sociedades que tengan personalidad jurídica y objeto mercantil pasarán a estar sujetas al Impuesto sobre Sociedades. Hasta la publicación de la nueva Ley lo venían haciendo en atribución de rentas donde cada uno de los socios integraba su parte proporcional en la renta, y por tanto, tributaban por el IRPF.

Entidades parcialmente exentas: Las entidades o asociaciones parcialmente exentas, tales como colegios profesionales, asociaciones patronales, etc., no estarán obligadas a declarar si sus ingresos totales no superan los 75.000 euros, los correspondientes a rentas exentas no superan los 2.000 euros y si la totalidad de las rentas exentas que obtengan están sometidas a retención.

Añadir nuevo comentario: