Actualidad

Tras el “Brexit”, ¿el “Nexit” de Holanda?

Vie, 07/22/2016 - 00:00

Por: José Ramón Sánchez Galán, profesor del Master en Dirección y Gestión Financiera en el Campus de Madrid.

La riqueza lingüística permitió, en un sólo vocablo, aglutinar el significado de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, denominándolo “Brexit” (“B” de Bretaña y “exit” de salida). La incertidumbre generada por la continuidad de un bloque que se construyó desde el tejado, es decir, desde lo político antes de lo que verdaderamente tenía en finalidad, esto es, lo económico, está haciendo peligrar la estructura, actualmente inmersa en un proceso de incertidumbre económica, social y financiera.

Esto ha hecho plantearse a otras economías la posibilidad de una salida de la Unión Europea; la última, Holanda (“Netherland” en inglés), con lo que se acuña un nuevo término que da nombre a la situación: “Nexit”, que se encuentra en una tesitura que le podría abocar a tantear alternativas fuera del bloque comunitario. Si bien es cierto que, según sondeos, el 48% estarían dispuestos a irse, tampoco hay que dejar de lado que es una cifra a considerar toda vez que el “Brexit” ganó con el 52%… y ya hemos contemplado el resultado. Y el proceso político no es sencillo, ya que es un trámite laborioso y complicado que incluso precisaría reformar la Constitución, previo consenso parlamentario de una mayoría cualificada de dos tercios.

El “Brexit” se produjo por causas relacionadas con un euroescepticismo sobre condicionantes históricas y sociales, amén de una necesidad de independencia financiera y económica, que podría superar a Alemania en unos años, sin necesidad de la cobertura europea. ¿Consecuencias? Deterioro del PIB europeo entre un 0,3 y un 0,5%, caídas de la libra (a niveles de 1986) y del euro (cerca de la paridad con el dólar)… y de la confianza internacional.

¿Y el “Nexit”? Una de las cinco mayores exportadoras del mundo y uno de los mayores contribuyentes netos, pero que depende en gran medida de su comercio con Europa en especial con Alemania. No obstante, el “Brexit” ha afectado seriamente a su economía: una caída del 1,2% de su PIB hasta 2030 dada su producción conectada en más de un 10% con Gran Bretaña. ¿Sectores afectados? Productos químicos, electrónica, producción de automóviles e industria de transformación alimentaria, que representan por si solos un 12% del PIB holandés. En contraste, podría aumentar el empleo, con 15.000 puestos estimados, en la industria de baja tecnología y en los "otros servicios financieros".

El “Brexit” ya ha sentado un precedente. Elecciones en marzo de 2017 en Holanda, pero también en Francia y Alemania, dónde hoy en día, en ambos, sólo entre un 38 y un 40% confían en el futuro de la Unión Europea. Fisuras en una idea que, en lo primigenio trataba de sentar las bases para la creación de un área compensatoria del potencial de Estados Unidos y las orientales China y Japón. Pero lo que se presentaba como una opción, se asienta ahora sobre una estructura que amenaza con resquebrajarse.

A ver si eso de que “la Unión hace la Fuerza” no es más, a la postre, que una paradoja en el panorama comunitario.

Añadir nuevo comentario: