Actualidad

Luis Sánchez de LaMadrid, Director General de Pictet en España: “El reto de la gestión de patrimonios es aportar valor en la gestión de carteras”

Una nueva sesión del Café & CEO se ha celebrado, de nuevo, del último viernes de mes. En este caso, el 27 de mayo, Luis Sánchez de Lamadrid, Director General de Pictet Wealth Management en España, ha visitado nuestro Campus en Madrid para explicar a los alumnos asistentes cómo se gestionan los patrimonios bajo el shock de innovación que estamos atravesando hoy en día.

Vie, 06/03/2016 - 00:00

El Grupo Pictet, para el cual trabaja el invitado, es uno de los mayores bancos privados de Suiza y una de las más importantes gestoras independientes de activos en Europa. Cuenta con oficinas en Ámsterdam, Barcelona, Florencia, Hong Kong, Luxemburgo, Turín y Zurich, entre otras muchas ciudades. Sánchez de Lamadrid ha contado la importancia de mantenerse continuamente en contacto entre todas las oficinas, realizando reuniones mundiales cada día.

Experto en gestión de patrimonios privados y fondos de inversión, durante el café han debatido sobre la crisis financiera que ha atravesado España –destacando a Madrid particularmente como “la Comunidad Autónoma que menos ha decrecido durante la crisis y más ha crecido cuando España ha comenzado a hacerlo”-, las tendencias, cómo cambiará el mercado financiero tras la digitalización y temas de actualidad como los papeles de Panamá. “Hoy prácticamente no quedan paraísos fiscales a nivel mundial”, aseguraba el ponente.

Centrándose en el tema principal de su visita con los alumnos, el shock de innovación en este sector, Sánchez de Lamadrid ha destacado diferentes razones: nuevas formas de extraer petróleo, nuevas formas de transporte como Uber, la utilización de nuevos materiales más resistentes como el grafeno, temas de salud y biotecnología, y, sobre todo, factores tecnológicos como el big data, el Internet de las cosas, la inteligencia artificial, etc. Especial mención ha realizado en este apartado también a la ciberseguridad la cual ha calificado como vital. “He visto a compañías como American Airlines sufrir en bolsa por ataques de seguridad”.

¿Qué peculiaridades tiene el mercado financiero español? 

En los últimos 20 años el sector ha cambiado tremendamente y se ha pasado de 50 a 14 fichas bancarias, donde las cajas de ahorro han desaparecido y las entidades que tenían bancas privadas de carácter defensivo se han fusionado. De hecho va a seguir habiendo consolidación para hacer rentable y eficiente el negocio, pues las economías de escala son clave. Además durante la crisis financiera se sobre-vendieron productos con riesgos poco conocidos, incluso para los propios gestores o banqueros.

En concreto en banca privada, con la crisis de 2008 a 2014, no ha habido generación de riqueza o patrimonio nuevo, pero las entidades independientes españolas y extranjeras con presencia local hemos ganado cuota, pues los clientes han apreciado estas alternativas a su banca de toda la vida. Antes buscaba tamaño grande, “ande o no ande” y el mercado ha estado muy cautivo de grandes entidades universales. Pero para el cliente de banca privada en España los últimos años lo más importante ha sido la solidez y solvencia. No quieren estar en una entidad financiera que pueda tener problemas financieros o de reputación. Quieren estabilidad.

A ello se añade, que, a diferencia de Reino Unido o Suiza, en España sólo 20 a 30% del patrimonio gestionado está en entidades especializadas, financieras y asesores financieros independientes regulados, EAFI – en España hay solamente unos 150 -. Esta figura de EAFI poco a poco se va haciendo hueco y ayuda a que el cliente pague por asesoramiento independiente.

En un proceso de inestabilidad política como el que vivimos hoy en España, ¿qué puede llegar a suponer para los mercados de inversiones? 

En España, tras el derroche, hemos salido fortalecidos, con bases más firmes. Ha ido por delante, incluyendo la reforma del sector financiero y laboral, que ha ayudado mucho, pues se ha estado creando empleo con crecimiento del PIB menor del 2%. La industria principal, además del turismo, vuelve a ser la automoción. Además el nivel de PIB real sigue por debajo del ciclo anterior, aún con potencial alcista del crédito al sector privado – empresas y familias -.

A ellos se añade que la caída de precios del petróleo y mejora del mercado laboral fomentan el consumo. Así quees probable que el crecimiento del PIB real en España supere de nuevo al de la Euro Zona este año. De hecho de momento, a pesar de las turbulencias políticas, no vemos signos de desaceleración. Hay que tener en cuenta que la situación de gobierno no tiene impacto mientras se mantengan las políticas económicas y fiscales, como se ve en una sostenida prima de riesgo de la deuda soberana de España, que cuenta con suficiente amortiguador para limitar el impacto de la incertidumbre política.

Pero se tiene que reformar el Estado – cuya estructura conviene racionalizar- y una reforma constitucional. La deuda del Estado español sobre PIB supera 100% y viene del 30%. Hace falta una segunda oleada de reformas, no necesariamente recortes generalizados. Hay que tener en cuenta que el principal gasto del Estado español son las pensiones públicas, que suponen más del 14% del PIB y hace falta progresar en su sostenibilidad. A ello se añade que hace falta una reforma fiscal desde abajo. El impuesto de patrimonio, cedido a las comunidades autónomas, implica doble gravamen y puede llegar a un tipo de 2,5%, en un momento en que los intereses están al 0,25%, de manera que no tiene mucho sentido. Pero lo que de verdad hace falta es una reforma del impuesto de la renta. Además es importante seguir proporcionando seguridad jurídica, claridad y garantías, así como que se unifique el comercio nacional.

¿Cómo ha transformado la tecnología su día a día? 

Los bancos van a pasar los próximos años por un proceso amplio y profundo de innovación tecnológica y digitalización, entre otras cosas porque la competencia puede venir de empresas “Fintech” y compañías del espacio digital, como Google, que aprovechan las tecnologías para crear productos innovadores. Efectivamente, para 2020 puede haber 30.000 millones de dispositivos con acceso a Internet y para entonces es posible que cada persona tenga cinco a siete dispositivos conectados. Esto está llegando a la banca privada.

De hecho el desarrollo del asesoramiento financiero automatizado es una tendencia positiva, que nos hace esforzarnos en aumentar valor en la gestión de patrimonios. Ahora bien este asesoramiento suele centrarse en algoritmos basados en gestión de carteras eficientes en base a un modelo estático, que no tiene en cuenta los cambios de correlaciones entre activos y no considera casos extremos o falta de liquidez. En cualquier caso estoy convencido que vamos a un modelo de banca privada basada en el aprovechamiento de grandes conjuntos de datos, Big Data, para proporcionar un servicio más personalizado y cercano.

Durante la charla también ha mencionado el blockchain, ¿por qué adquirirá un papel importancia en las inversiones? 

La tecnología blockchain se emplea en bitcoin, la criptomoneda. Permite transacciones sin intermediario y puede suponer una oportunidad en el sector financiero. Santander estima que puede ahorrar en el sector 20.000 millones de dólares para 2022. Permite transacciones financieras sin intermediario, de manera transparente segura, no falsificable e irreversible. Una vez registrada se mantiene el histórico de todas las operaciones, pues las transacciones son públicas, si bien anónimas. Puede ser pública o privada y registrar cualquier tipo de transacción financiera, bonos, acciones, transferencia de propiedades y cualquier derecho u obligación, incluyendo contratos inteligentes. Esto abre oportunidades para entidades financieras en áreas como custodia de activos.

¿A qué desafíos se enfrenta la gestión de patrimonio? 

Actualmente la verdadera cuestión es aportar valor en la gestión de carteras de clientes con necesidades diferentes, por experiencia, familia o cualidad de empresario. Se requieren trajes a medida. En este sentido tenemos preferencia por la gestión discrecional frente a asesoramiento, al estar menos sometida a rigideces de reglamentaciones como MiFid II o FACTA y ser más sencilla, con mayor potencial de economía de escala. Más aún, es previsible que en la gestión discrecional cobre más importancia la comisión de éxito en función de resultados, para lo que, una vez más, es preciso el aprovechamiento óptimo de la tecnología. Además los clientes son actualmente muy exigentes y requieren una respuesta ágil, con acceso a plataformas a través de Internet, haciendo hincapié en la tecnología como herramienta de optimización.

En cualquier caso la banca patrimonial pura no es transaccional y resulta importantísima la formación de banqueros y personas en contacto con cada cliente.

¿Se atreve a señalar alguna tendencia del mercado de inversión o de la gestión de patrimonio de aquí al futuro? 

Los inversores estaban acostumbrados a rentabilidades que no se van a repetir. Hay que asumir más riesgo para menor rentabilidad de lo acostumbrado. De hecho las rentabilidades esperadas en casi todas las clases de activos parecen decepcionantes, reflejando un crecimiento económico débil.

Sin embargo, cada vez hay más señales de que uno o varios choques de innovación radical pueden extenderse por la economía y aportar impulso duradero. Este choque puede impulsar el aumento de la productividad –que se ha desacelerado el último decenio–, moviendo las economías a un régimen de crecimiento elevado del PIB, en EE.UU. Este choque puede venir de varios sectores: Internet, IT/tratamiento de datos e información, automatización, transportes, energía, ciencias de la vida y materiales inteligentes. El impacto puede apreciarse en que 60% de los aumentos de beneficios previstos en 2016 en el índice S&P500 corresponde a 37 empresas: diez TMT, farmacéuticas y biotecnológicas. En Europa 60% del incremento de beneficios se atribuye a 67 empresas, en su mayoría cíclicas o de recuperación (financieras). Sólo cuatro TMT conforman la lista, principalmente de telecomunicaciones. Nuestra asignación a renta variable estadounidense de calidad representa una apuesta en este sentido.

En cuanto a gestión de patrimonios los clientes han ido mejorando conocimientos y sus necesidades han evolucionado. Hace años las inversiones de un patrimonio familiar eran más básicas, algo de renta fija y variable, siempre nacional. Ahora, además de que hay que saber gestionar por factores de riesgo, con correcta asignación de activos, ha cobrado mucha importancia la agregación de activos, especialmente la multi-custodia, diversificando la depositaría en otros países. Pero lo que ha cobrado una importancia muy relevante es la solvencia de la entidad financiera con que se trabaja.

A ello se añade que hemos ido muy rápido en regulación. La directiva MiFid II va a exigir un esfuerzo notable para generar economías de escala, con inversión permanente en tecnología, sin lo que será imposible cumplir los requisitos. Su aplicación en 2018 va a obligar a decantarse por considerarse entidad independiente o no. La alternativa es el asesoramiento estandarizado o sólo a medida para grandes clientes de manera puntual. De manera que es previsible una tendencia a mandatos de gestión por delegación o vehiculización de mandatos, parecido a carteras de fondos de fondos.

Añadir nuevo comentario: