Actualidad

El mercado inmobiliario español en el año 2017

Viernes, 8 de Septiembre, 2017

Por: Oscar Romera, profesor del Máster en Dirección de Empresas de Comunicación de EAE Business School

Entre 2009 y 2013, el producto interior bruto español (PIB) experimentó cinco años consecutivos sin crecimiento, algo que no había ocurrido en los últimos 60 años. Casi perdimos un 10% de nuestro PIB y más de 3,8 millones de empleos netos desde el año 2008. Tras una revisión integral de la política económica, la recuperación económica es hoy un hecho. La economía española rebasará el nivel de PIB previo a la crisis en el segundo trimestre del 2017, siendo el paro registrado el más bajo de los últimos 8 años.

La recuperación de la economía española iniciada a mediados de 2013 se ha ido trasladando paulatinamente a todos los ámbitos de la economía nacional. Entre ellos, el pulso del sector inmobiliario y de la construcción es cada vez más fuerte. En España, hay censadas más de 25 millones y medio de viviendas, de las cuales, el 74,3% están ocupadas por hogares como vivienda habitual y el 25,7% restante son viviendas no principales. Somos el segundo país de la Unión Europea (UE) con mayor porcentaje de población residente en edificios de vivienda plurifamiliar y el país de la antigua (UE-15) con el mayor porcentaje de viviendas en propiedad.

Las previsiones para este año 2017 nos ofrecen crecimientos de dos dígitos en vivienda iniciada (15,3%), vivienda terminada (20,2%) y nuevos proyectos visados (25,9%), mientras que el stock de obra nueva caerá un 17,8% hasta las 324.000 viviendas, dando salida poco a poco al montante de viviendas sin vender, consecuencia de la híper producción de vivienda y de la caída de la demanda durante la recesión, que llegó a alcanzar un pico máximo en 2009 de 650.000 viviendas. Un dato más, según la patronal de las empresas cementeras, se prevé un crecimiento del consumo de cemento por encima del 10% para este año, sin duda, consecuencia del repunte en la construcción de viviendas.

La recuperación de la confianza de los inversores en nuestro país, es un hecho. Así lo acredita tanto la inversión productiva total, que en 2016 ascendió a 23.476 millones de euros, como la inversión específica en el sector inmobiliario. En los tres últimos años, se han invertido en España en el sector no residencial más de 32.000 millones de euros. Y en el caso del segmento residencial, la recuperación es cada vez más sólida, como demuestra el dato de 450.000 unidades vendidas en 2016. Por lo tanto, el impulso alcista es claro en el sector residencial, que en parte mide el reanimado pulso del mercado inmobiliario. Y no debemos obviar la sostenida y positiva evolución desde el año 2013 de la edificación no residencial, entre otros la construcción de hoteles, hospitales y centros comerciales.

Es necesario especificar los retos que tiene el sector, que pasan por un crecimiento sostenible que no repita los recientes errores del pasado en términos de saneamiento, endeudamiento, liquidez y garantías: la mejor vacuna para prevenir. Sin duda, sinónimo de confianza, atracción de inversión, estabilidad y consolidación para el sector.

 

Añadir nuevo comentario: