Actualidad

Almudena Moreno Hernández, Head of Millennials Makers de Telefónica Open Future_

Viernes, 3 de Noviembre, 2017

Be digital, my friend” es el título de la conferencia que ofrecerá Almudena Moreno, Head of Millennials Makers de Telefónica Open Future_. Emprendedora, en el año 2000 comenzó su andadura en una startup llamada PiensaenRed. Posteriormente se incorporó a Telefónica, implantando la digitalización en las empresas españolas. Además, Almudena es impulsora de la iniciativa Women’s Age, un programa que fomenta el emprendimiento femenino. Entrevistamos a la invitada quien nos ofrece el perfil, consejos y retos de uno de los temas principales de la Reunión: el emprendimiento.

Desde Telefónica Open Future apoyáis y fomentáis el emprendimiento tecnológico-digital a través de la innovación.

Somos la plataforma global de Telefónica para el desarrollo de talento y emprendimiento tecnológico-digital. Esta iniciativa se creó como respuesta a las demandas de una nueva era en la que la conexión de los distintos ecosistemas es el factor clave. Estructuramos todos nuestros activos en torno a tres ejes: el impulso y la animación del talento, la maduración y aceleración de startups, y, finalmente, abordamos la inversión.

Convergen seis iniciativas (Think Big, Talentum, Crowdworking, Wayra, Amérigo y Telefónica Ventures) con un mismo fin: convertir ideas o proyectos en modelos de éxito.

Como plataforma de innovación abierta, desarrollamos alianzas estratégicas con socios tanto públicos como privados a lo largo de mundo, con el objetivo de dinamizar ecosistemas locales de emprendimiento y atraer las mejores startups y el mejor talento.

Somos referentes mundiales en Innovación abierta. En un mundo globalizado y cambiante somos conscientes de que las redes colaborativas son la clave para proyectos innovadores de éxito.

No importa en qué etapa se encuentre una idea o proyecto. En Telefónica Open Future_ tenemos iniciativas adaptadas a cada necesidad. La innovación está al alcance de todas las organizaciones y personas. Solo se necesita saber el rumbo, el objetivo, y, a partir de ahí, trabajar con perseverancia y optimismo.

¿Emprendedor se nace o se hace?

Más bien diría, el emprendedor es cualquier persona que se atreve o no se atreve. El emprendimiento solo se entiende, si asumimos la necesidad de despojarnos de la certidumbre; en ese momento, desaparecen las fronteras y las barreras. Triunfa el emprendedor que gracias al uso de la tecnología es capaz de visualizar nuevos modelos de negocio globales y escalables, que hace más fácil y más económica la vida al ciudadano digital.

¿Cómo es el perfil del emprendedor?

Es indudable que el emprendedor pertenece a ese colectivo de la humanidad inquieta e inconformista, que visualiza las posibilidades que el entorno digital ofrece para mejorar la vida de las personas y se lanza a conseguirlo.

Para ellos no hay un mundo on-line y un mundo off-line, ambos convergen en lo que es su realidad.

Adquieren mucho riesgo, tanto económico como personal, y esto les hace ser eminentemente prácticos, muy ágiles y están en constante evolución. Son los “hombres imprescindibles” que nos decía Bertolt Brecht, son los que luchan toda la vida.

Estos últimos años España está viviendo un auge del número de startups, pero ¿es fácil emprender en nuestro país?

España es un país que en los últimos tres años ha experimentado un gran cambio en su cultura emprendedora. Según el Informe Mundial GEM (Global Entrepreneurship Monitor), más de la mitad de los españoles considera que emprender es una buena opción profesional, aunque a nivel mundial este porcentaje es del 66%.

Probablemente, los dos elementos más disuasorios a la hora de emprender son: acceso a financiación en rondas B y C. Desde el 2014 se han incrementado notablemente los fondos internacionales que muestran interés en España pero, aun así, necesitamos consolidar un ecosistema de emprendimiento e inversión más ambicioso y abierto.

En segundo lugar, la mayor barrera para el emprendedor es la complejidad burocrática.

Por tanto, España necesita apostar decididamente por la inversión productiva en empresas y por favorecer la exportación, como elementos esenciales para el crecimiento.

La medida más urgente es aplicar importantes deducciones para la inversión en empresas, pymes y startups, etc. Son el motor de la economía y la fuente para producir riqueza y empleo

Dicho esto, cada vez hay más emprendedores en nuestro país, que son más jóvenes y que su motivo para iniciar una aventura empresarial propia nace por haber detectado una oportunidad en el mercado o porque siempre han tenido deseos de emprender.

¿Qué aconsejarías para los alumnos de la Escuela que tienen en mente un proyecto emprendedor?

Que lo hagan. ¡No necesitamos proyectos, necesitamos realidades! Fuera de bromas, les recomiendo que compartan su idea con el mayor número de personas posibles: otros emprendedores, expertos, potenciales clientes, amigos… Es fundamental escuchar al mayor número de personas posibles antes de arrancar.

Una vez tengan claro qué van a hacer, obtener el producto mínimo viable cuanto antes y testar en mercado para evolucionar su producto o servicio rápido y al menor coste posible.

Como es lógico, yo le invito a entrar en nuestra plataforma online de innovación abierta: www.openfuture.org para que puedan seguir itinerarios formativos, charlas de expertos, contactar con gurús, etc. Les ayudará a aterrizar la idea, para luego hacer despegar su negocio hasta el infinito y más allá.

Dentro del programa Telefónica Open Future contáis con la iniciativa Women’s Age, de la cual eres la impulsora. ¿Cuál es el contexto actual de las mujeres en el tejido emprendedor y cuáles son los retos por superar?

En octubre de 2015 lanzamos Women’s Age porque nos dimos cuenta de que, al igual que ocurre en las carreras técnicas y en los puestos directivos, en el ecosistema de las startups el porcentaje de mujeres es mucho más bajo que el de hombres, y queremos ayudar a reducir esta brecha y atraer a nuestro ecosistema a las mejores startups lideradas por mujeres.

Posicionarnos como un referente en emprendimiento femenino es una oportunidad con gran potencial que queremos capitalizar. En la práctica se demuestra que las empresas diversas son más exitosas que las que no lo son.

El emprendimiento femenino es mucho más bajo que el masculino en todas las geografías. En nuestra cartera de participadas ocurre lo mismo, en octubre de 2017 solo un 8% de las startups en las que hemos invertido han sido fundadas por mujeres.

Si ampliamos el análisis, incluyendo no solo a las fundadoras sino también a las startups con una mujer directiva (CEO, CTO, CFO…), el porcentaje se incrementa hasta un 20% en número de startups y un 35% en términos de inversión.

Aunque estos números siguen estando alejados del 50%, hemos tenido una buena evolución en el último año:

  • Hemos invertido en 21 startups lideras por mujeres, lo que supone un incremento del 15% sobre el número que teníamos el año anterior.

  • En términos de inversión, este año es el año en que más hemos invertido en emprendimiento femenino. Hemos invertido 16,3M EUR, lo que supone un 40% más de lo que habíamos invertido hasta el año anterior.

  • Por vehículos, Amérigo es el que más ha crecido este año. Destacar que hasta julio 2016, los únicos fondos Amérigo que invertían en compañías lideradas por mujeres eran europeos, en el último año los fondos Amérigo de Brasil y Colombia han llevado a cabo inversiones significativas en emprendimiento femenino.

Necesitamos seguir impulsando las vocaciones científico-tecnológicas en las niñas y jóvenes. Inspirar a las mujeres a emprender y despertar la pasión por los negocios, ofrecer y crear ecosistemas que generen oportunidades, y, finalmente, incrementar la inversión y atraer otras fuentes de financiación a España. A medida que crece la implicación de las mujeres en la economía se incrementa el Producto Interior Bruto de los países.

Al respecto, ¿qué aporta la diversidad de género dentro de las organizaciones?

La diversidad es sinónimo de riqueza en cualquier ámbito de la vida: el cultural, el étnico, lingüístico, religioso… Asimismo, las organizaciones, que deben ser globales y, por tanto, entendibles y consumibles por todos los habitantes del planeta, necesitan componer sus plantillas de perfiles de profesionales lo más diverso posible. No sólo en cuanto al género, sino también a la edad, nacionalidad, cultura, formación académica.

La revolución digital está caracterizada por su efecto “totalizante” donde la fusión de tecnologías borra los límites entre las esferas físicas, digitales y biológicas y que tiene un efecto transversal a todas las disciplinas, economías e industrias. Sólo el maridaje equilibrado de los equipos de trabajo en las organizaciones nos preparará para sobrevivir en este nuevo entorno.