Actualidad

Miércoles, 22 de Noviembre, 2017

Probablemente, la respuesta sea nadie. Y es que esta idea debe respirarse en toda la organización, porque solo así se puede consolidar y hacer realidad. Las palabras se las lleva el viento pero las acciones de la responsabilidad social se notan y se reflejan. Cambian la sociedad. La transforman. La hacen mejor.

En este sentido, la RS se construye en dos niveles. Por una parte, está la visión específica. Cada departamento de la compañía e incluso cada trabajador, debe reconocer qué representa la RS en su área para no tener dudas a la hora de responder por qué es importante aplicar este tipo de estrategias o qué puede aportar él de forma individual.

Es a través de la suma de estas visiones específicas que se puede llegar a construir un enfoque más general, el que dará sentido a la RS de la empresa.

En España, un total de 20 empresas forman parte del Anuario de la Sostenibilidad 2017 de RobecoSAM, por detrás de Estados Unidos (69), Japón (53) y Reino Unido (41).

Un concepto demasiado abstracto

Vivimos en un mundo de objetivos, cifras, resultados. Decidir, ejecutar y medir. Sin embargo, el principal obstáculo de la responsabilidad social es que se trata de un término abstracto y poco definido en la realidad. La teoría está integrada. Los directivos aceptan que es necesaria pero, el que tiene un perfil más funcional suele decantarse por dar prioridad a los resultados financieros, por dos motivos principales. En primer lugar, porque a través de ellos analiza el rendimiento de su empresa y es con lo que puede jugar en el mercado. En segundo lugar y no menos importante, porque realmente no sabe cómo tratar esta información. No ha recibido la formación adecuada para ello.

Pero los tiempos están cambiando y los directivos más preparados demuestran su compromiso con la responsabilidad social día a día, integrándola en sus prácticas y dedicándole el tiempo necesario. No se trata solo de hacerlo para mejorar la reputación; que también. La RS se cuela en los despachos no como un capricho sino como una necesidad para cambiar el discurso y la forma de hacer.

DIRSE, un paso más

Desde hace unos años, en España existe la Asociación DIRSE, que agrupa a los profesionales que dirigen o se ocupan en las áreas de responsabilidad social (RS) de empresas o instituciones, ya sean públicas o privadas. Un paso importante y necesario para fomentar políticas y buenas prácticas, formar y promover el reconocimiento de estos profesionales, dar apoyo y, en definitiva, sacar a la luz esta nueva forma de pensar.

Estudios realizados por esta entidad, reflejan datos tan interesantes como que, para las empresas, las tareas más importantes que debe realizar el profesional de la RS son:

  • El reporting corporativo y rendición de cuentas a los grupos de interés.

  • La medición de resultados.

  • La definición de un plan estratégico de RSE.

En la última investigación elaborada, obtuvieron que solo un 33% se podía dedicar única y exclusivamente a esta función en su día a día. El resto, compartía actividad con otras áreas corporativas como la de recursos humanos, marketing o calidad precisamente porque todavía no se había definido en su compañía la importancia de esta función. De hecho, el 53% de las empresas que participaron en esta encuesta no asignaba un presupuesto específico a la RS.

Estos profesionales, también llamados como dirse, no son espectadores. Y por eso, no pueden dar la espalda a las amenazas o riesgos de la sociedad, sobre todo si desde la empresa a la que pertenecen, pueden hacer algo por cambiarlo. Pero para ello, necesitan el apoyo de sus compañeros y fundamentalmente, del director general. Todos para una Responsabilidad Social. Y una Responsabilidad Social por el bien de todos.

Precisamente por eso, desde el Executive MBA de EAE, se destina una de las áreas del programa a la Responsabilidad Social, para que el líder de la empresa mejore y amplíe sus competencias y reflexione acerca de este asunto. Un programa académico pensado para el directivo que necesita actualizar constantemente sus conocimientos y aptitudes, ya que solo de esta forma podrá abordar con éxito los retos que imponen los mercados y diseñar una estrategia empresarial global que se adapte a las condiciones cambiantes del entorno y que aporte valor al mundo gracias a su visión altamente responsable.

Líderes hay muchos pero en EAE queremos que te conviertas en ese que, además, es capaz de inspirar. ¿Quieres ser uno de ellos?

responsabilidad social del líder que inspira por eae business schoool

Fuentes:

Estudio de la Función de la Responsabilidad Social en la Empresa Española. Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social http://www.compromisorse.com/upload/estudios/000/249/EstudioDirse.pdf

The RobecoSAM Corporate Sustainability Assessment (CSA)
http://yearbook.robecosam.com/companies/