Actualidad

Viernes, 30 de Noviembre, 2018

Todavía queda un mes para terminar un año apasionante, lleno de creatividad, tecnología, datos y mucha, mucha comunicación. No queremos adelantarnos pero es inevitable empezar a pensar en un futuro no muy lejano y preguntarnos cómo será el 2019. Ampliamos el foco en uno de las áreas de la comunicación de una marca. ¿Qué tendencias en branding corporativo para el 2019 ya se asoman? ¿De qué se empieza a hablar? ¿A qué nos vamos a acostumbrar los próximos meses? Si estás a punto de planificar la estrategia de branding y comunicación de tu marca, puedes tomar este aperitivo de tendencias.

  • Los influencers son los nuevos portavoces. O quizá deberíamos decir, siguen siendo. Ellos acercarán marcas y clientes de una forma más estrecha. Según Forbes, para finales de 2018 se espera que el 30% de los usuarios de internet tengan activo un bloqueador de anuncios en sus navegadores. Pero, en la otra cara de la moneda, las personas confían cada vez más en ese influencer que refiere un producto o servicio porque es más natural, más creíble, más humano, en definitiva.
  • Lo digital y lo no tan digital. Es verdad que vivimos online y parece que ya no haya vuelta atrás pero el éxito está garantizado para aquellas marcas capaces de crear campañas holísticas, que también tienen en cuenta lo físico y que no solo se quedan dentro de un dispositivo. Además, el mercado está saturado de información, por lo que es vital saber cómo destacar y poner en valor lo que comunicamos. Es imprescindible disponer de una visión integradora de todas las técnicas e instrumentos de comunicación, para consolidar una buena estrategia a través de todos los canales.
  • Ventas y marketing en sintonía. Se trata de crear un híbrido en el que se mezclan ambas esferas. Hace tiempo que descubrimos que vender no es solo vender. También es atraer, emocionar, retener. Nos acostumbraremos a ver cómo las marcas toman partido y se acercan a los clientes, invadiendo territorios inexplorados. Las sorpresas están garantizadas.
  • Los clientes impulsan las marcas, no al revés. Asumir que las personas seguirán lo que una marca dicta significa que, en realidad, no se les está escuchando o entendiendo con empatía. Por eso, en lugar de decir "sabemos mejor y más que los clientes porque somos la marca", la nueva actitud es: "Siempre estamos aprendiendo de acuerdo con las necesidades de nuestros clientes en el mundo". Suena mejor, ¿no?
  • Las marcas convertirán la experiencia de usuario en su principal propuesta de valor, llegando incluso a eclipsar el producto que representan. Experiencias de valor memorables y únicas desde antes de que el cliente decida comprar.

El viaje desde que una marca decide ir en busca de un cliente hasta que, por fin, ambos se encuentran en el mismo camino es apasionante. Dicho esto, ahora puedes esperar la llegada del nuevo año para vivirlo o puedes empezar a trabajar en tu plan de comunicación y branding corporativo para cumplirlo cuanto antes. ¿Qué prefieres?