Actualidad

Georgina Barquin, profesora de EAE Business School

Viernes, 29 de Septiembre, 2017

Nervios, ilusión, desconocimiento o mala preparación pueden ser algunos de los sentimientos que tengamos a la hora de enfrentarnos a una entrevista de trabajo. Mientras que el objetivo principal de un curriculum es el de obtener la entrevista personal, en esta ocasión la finalidad va más allá, hacia el convencimiento de que somos la persona ideal para ese puesto de trabajo. Esta presión no debe convertirse en un momento de estrés para el candidato y, por ello, Georgina Barquin nos ofrece los siguientes consejos de “Cómo superar una entrevista de trabajo”, con motivo del Foro de Empleo 2017.

Profesional del desarrollo del talento y la formación de altos directivos y ejecutivos, Georgina Barquin es profesora en Habilidades Directivas para diversos programas de Máster, MBA, y Executive MBA. Nos habla de consejos y errores a evitar, pero también de las preguntas que el candidato debe hacer, mostrando interés por el puesto y la empresa y convirtiendo la entrevista en un momento cómodo, divertido y del que podemos aprender y mejorar.

“El entrevistador conducirá la entrevista en base a la primera impresión que le causemos”

Para empezar, la base de la preparación de una entrevista de trabajo es fundamental. Al enviar el CV a la empresa, y más todavía al recibir la llamada citando la entrevista, es indispensable que el candidato investigue y se prepare para superar ese encuentro. Georgina señala los siguientes consejos esenciales a la hora de prepararse:

  • Leer bien la oferta con el propósito de familiarizarse con el vocabulario que la empresa utiliza.
  • Buscar información, tanto de la empresa como de puestos similares en otras empresas.
  • Conocer también la horquilla de salario típico para el puesto.
  • Ver el perfil del entrevistador en LinkedIn y otras herramientas, para conocerlo más y saber qué puntos en común se comparten.
  • Tener claras nuestras fortalezas y debilidades, y saber vender nuestras fortalezas para el puesto.
  • Hacer una lista de posibles preguntas que realizar en la entrevista.

¿Qué importancia tiene la primera impresión que daremos al entrevistado? “Toda”, afirma con rotundidad la profesora de EAE. Para argumentarlo, señala que, de acuerdo con los estudios llevados por Dan Arierly, especialista en comportamiento en la economía, “todos tomamos decisiones de forma intuitiva y luego las justificamos racionalmente”. Nada más entrar por la puerta, al entrevistador le gustaremos o no, y “conducirá la entrevista en base a esa primera impresión”. Como consejos, Georgina recomienda entrar relajado, siendo conscientes de lo que podemos aportar al puesto y a la empresa, mostrarnos curiosos por conocer qué nos pueden ofrecer a nosotros y manifestar una sonrisa natural.

“Minutos antes de la entrevista, no utilizaría el móvil sino que observaría a las personas que trabajan en la empresa”

Para trabajar la actitud y el comportamiento antes de la cita, Georgina hace referencia a un vídeo de Amy Cuddy disponible en la plataforma de Ted.com. Más allá, nos ofrece las siguientes recomendaciones:

  • Hacer un trabajo de autoconocimiento profundo y continuo para tener claro en qué me diferencio, qué aporto y cómo añado valor. Este análisis nos servirá además más allá de las entrevistas de trabajo.
  • Hacer ejercicios de respiración con el fin de entrar a la entrevista de forma relajada y con la cabeza clara.
  • Minutos antes de la entrevista, no utilizaría el móvil ni chatearía con nadie. Utilizaría los últimos momentos para observar a las personas de la empresa, sonreír y conectar con el entorno.

Estos consejos se aplican a las entrevistas presenciales, pero en el caso de que esta sea a través de Skype o cualquier otro programa de vídeo llamada, también debemos prepararla. “No hay que interrumpir al entrevistador, debemos escuchar y es importante repetir a modo de resumen lo que he interpretado para verificar que la comunicación es efectiva”, aconseja la profesora.

Georgina también apunta a las posibilidades que nos abren internet y las redes sociales a hora de enfrentarnos a una entrevista. No solo podemos ojear los perfiles sociales o páginas corporativas de la empresa, sino también conocer al entrevistador o posibles compañeros de trabajo. Esta es una forma de demostrar nuestro interés y curiosidad por el puesto, y la profesora recomienda hacerlo en abierto, “no hay nada que esconder; de hecho tengo curiosidad genuina por saber con quién voy a hablar”.

“No suelo preguntar por el salario o las vacaciones, sino que espero a que ambos estemos interesados para negociar un win-win”

Otra de las cuestiones que siempre se recomienda en una entrevista laboral es el hecho de realizar preguntas al entrevistador. “Yo suelo pedir permiso para ir haciendo anotaciones en un cuaderno durante la entrevista”, nos relata Georgina. De esta forma, nos centraremos en la conversación y, al finalizar, podemos “repasar las notas y buscar huecos o dudas”. Además, aconseja generar preguntas abiertas con el fin de crear una conversación distendida.

En cuanto a qué preguntar, Georgina hace referencia a cuestiones acerca de la cultura de la empresa al estilo cómo definirías la cultura de la empresa, qué es aquello que los empleados admiran más de la empresa o cómo se seleccionan a las personas a la hora de darle una promoción. “¿Qué harías si tuvieras una barita mágica?”. Con esta pregunta, extraña y atrevida, Georgina busca saber qué tipos de problemas o cambios busca la empresa. “Suele encajar bien y los entrevistadores suelen extenderse en la explicación de qué mejorarían o cambiarían del sistema”. Respecto al salario anual o los días de vacaciones, la profesora de EAE nos cuenta que, al menos en su caso, no lo pregunta. “Suelo esperar a ver si ambas partes estamos interesados. En caso afirmativo, ahí lleva el momento de la negociación para un win-win”.

Georgina Barquin no solo nos apunta consejos y recomendaciones basados en su experiencia como coach y formadora, sino también los errores más comunes a evitar. Entre estos, destaca “querer demostrar que servimos para todo”, ligado a “mostrarnos distintos a como somos (más simpáticos, más callados, más habladores, más sabios, etc.)”. Encajar en una empresa o puesto laboral, supone hacer un mejor trabajo posteriormente. Para terminar, apunta como error típico “pensar que el entrevistador es un evaluador”, cuando en realidad es alguien con una necesidad. “Necesita cubrir un puesto de trabajo y tiene interés por resolver esta situación”.

Hoy en día las entrevistas laborales no tienen la rigidez que tenían antes”, nos comenta acerca de la evolución de las mismas en los últimos años. Además confiesa que en las mejores entrevistas por las que ella misma ha pasado, “las tornas cambiaron y fui yo la que entrevistó al entrevistador”. Para finalizar, Georgina expresa que “asistir a una entrevista debe ser divertido (guardando la formalidad necesaria), y debe ser una experiencia positiva para ambas partes”. 

-> Ver vídeo de Georgina Barquin sobre cómo superar una entrevista de trabajo