Actualidad

Jueves, 30 de Noviembre, 2017

Noté en mi cara la velocidad, adrenalina pura, la sensación de estar volando y caer al vacío”. Esas son las sensaciones que Anna Prat Sabrià recuerda de su primer salto de 10 metros. Como nos cuenta, 13 años después sigue sintiendo esa pasión por los saltos. Con una amplia lista de éxitos en competiciones nacionales e internacionales, la deportista de élite narra cómo es su día a día, especialmente tras decidir continuar su formación académica en EAE Business School.

La disciplina y la constancia adquiridas especialmente gracias al deporte, también se vieron reflejadas en los resultados académicos. Premiada al Mejor Expediente Académico ADE 2011-2015, Anna establece un paralelismo entre el mundo deportivo y el empresarial: “ambos requieren de paciencia, esfuerzo y sacrificio”. En la siguiente entrevista, extraída de la Revista Talent Alumni de EAE, la antigua alumna y deportista profesional relata sus futuros saltos profesionales: continuar con su formación y emprender con una “empresa innovadora”. 

Has combinado (¡con éxito!) tus estudios en EAE con tu pasión por los saltos, cuéntanos primero cuál es tu trayectoria en el mundo del trampolín...

Soy saltadora del Club Natació Barcelona y entrenadora de niños y niñas de entre 6 y 13 años del Natació Joan Pelegrí. Empecé a saltar el año 2004, cuando decidí cambiar la gimnasia artística, que había practicado hasta entonces, por los saltos. Un deporte también acrobático pero en el medio acuático, lo que me pareció aún más atractivo. Me enamoré de este deporte y de sus sensaciones, y aquí sigo 13 años después.

¿Qué éxitos has conseguido en tus competiciones?

Cuatro años después de empezar a saltar me fui a vivir al CAR de Madrid convocada con la Selección Española, y estuve hasta 2011, cuando regresé. He competido en dos europeos Juniors y muchas pruebas internacionales para España. He quedado Campeona de España Absoluta de Plataforma en cuatro ocasiones y dos en Trampolín 3 m Sincronizados. Los más recientes, ser Campeona de la Copa de España 2017 y Campeona del trofeo internacional Amsterdam Diving Cup 2017.

¿En qué piensas antes de saltar? ¿Hay momentos en los que dudas?

Principalmente me centro en las claves técnicas de cada salto y en la visualización del mismo. Trato de no pensar en los errores que puedo cometer y centrarme solamente en lo que tengo que hacer para que el salto salga bien. A veces es difícil y aparecen las dudas y los miedos, sobre todo en 10 m, por eso toda la parte mental de mi deporte la preparo con un psicólogo especializado.

¿Cuál es tu rutina previa al salto?

Mi rutina básicamente es siempre la misma: me seco las gotas de agua para no resbalar, subo las escaleras hasta la altura que toque, me imagino el salto que voy a hacer mediante visualización, hago los movimientos para preparar el salto, pienso en la clave técnica, me coloco en la punta y salto.

¿Recuerdas tu primer salto?

La verdad es que no recuerdo exactamente cuál fue mi primer salto. El momento que sí me quedó grabado es la primera vez que me tiré de 10 m. Vi la piscina y la gente muy pequeñas, sentí miedo pero quería probarlo. Noté en mi cara la velocidad, adrenalina pura, la sensación de estar volando y caer al vacío. Parece que estas sensaciones enganchan porque aquí sigo, 13 años después.

Además no te ha asustado nunca asumir nuevos retos, hace tres años tomaste otro rumbo en los saltos...

Sí, antes era saltadora de trampolín (1 m - 3 m) y hace tres años cambié de prueba y decidí saltar plataforma de 10 m. Fue toda una superación personal para mí ya que tenía mucho vértigo. Para mí esto ha sido el éxito más grande de toda mi carrera deportiva, conseguir superarme a mí misma y vencer todos mis miedos para seguir luchando por mi pasión.

¿Qué papel tiene este deporte en tu día a día?

Me cuesta imaginar mi día a día sin saltar ya que dedico 5 horas al día a entrenarme y otras 2 horas a entrenar a pequeños futuros saltadores. Hoy por hoy es mi pasión y lo que más me gusta hacer. Cuando me retire será difícil sustituir lo que me hace sentir este deporte.

¿Y por qué te decidiste a estudiar en EAE Business School, qué buscabas, cuál era/es tu objetivo profesional?

Principalmente buscaba diferenciación. Tenía claro que quería estudiar ADE pero actualmente son muchos los estudiantes que se gradúan. No quería ir a una Universidad en la cual se graduaran 1.000 alumnos a la vez que yo. Quería personalización y esto he encontrado en EAE. Pocos alumnos en clase, casos reales y concretos, profesores que te conocen y se preocupan directamente de tu aprendizaje… Además, conocía el buen ranking que ocupaba EAE y su reputación. La verdad es que fue una buena elección.

Además tienes el mejor expediente académico, ¿cuáles son, en tu opinión, las claves para haberlo conseguido?

Sin duda una buena gestión del tiempo, ganas de aprender y perseverancia. Se trata de mantener el nivel durante los 4 años y esto requiere de paciencia y ambición. Seguramente el deporte me ha ayudado a creer en el proceso para lograr un objetivo. No pensaba en ser la mejor de mi promoción, sino en esforzarme día a día al máximo para poder diferenciarme de los demás y asegurarme un futuro mejor.

¿Cómo organizabas tu tiempo en la temporada de estudios? ¿Te ha costado mucho esfuerzo conseguir este expediente?

No ha sido sencillo. Si vieras los horarios que me creaba para gestionar el tiempo… ¡Eran de locos, minuto a minuto! Soy una persona muy organizada y eso me ha sido de gran ayuda. Tenía poco tiempo para estudiar pero eso hacía que lo aprovechara al máximo. En clase no perdía detalle de las explicaciones del profesor y mis apuntes eran impecables. No podía permitirme ir a medio gas en clase porque eso era trabajo que me llevaba para casa. Muchas veces iba cansada y eso requería de un esfuerzo extra para concentrarse, otras, tenía que faltar por competiciones o entrenamientos y me perdía clase. He tenido suerte de tener unos grandes compañeros que me pasaban sus apuntes y profesores flexibles que se han adaptado a mis contratiempos y siempre me lo han puesto fácil.

¿Cómo vincularías tus resultados académicos y tu capacidad de esfuerzo con la práctica deportiva? ¿Te ha ayudado a ser más constante, más resistente en épocas de mucho trabajo, a valorar el esfuerzo?

Siempre he defendido la dualidad deporte-estudios, necesaria en deportes minoritarios y no profesionales como los Saltos. Teniendo esto claro, sabes que debes aprovechar el tiempo al máximo para poder rendir en ambas facetas. Cuando algo te apasiona te da igual hacer según qué sacrificios. Creo en las ventajas que aporta ser deportista en el mundo académico y profesional. Los valores y actitudes que el deporte ayuda a forjar son excepcionales si los sabes aprovechar. El deporte me ha ayudado hasta ahora a ser la persona en la que me he convertido y con todos los valores que ello implica: sacrificio, fuerza de voluntad, ambición, pasión, y tolerancia a la presión, tan frecuente en la vida de los estudiantes.

Si tuvieras que establecer un paralelismo entre el mundo académico y el deportivo, ¿qué dirías que tienen en común?

En mi opinión, el deporte y los negocios comparten muchas similitudes. Ambos requieren de paciencia, esfuerzo y sacrificio. No puedes rendirte fácilmente, debes luchar por tus objetivos. En ambos existe el riesgo, la incertidumbre de no saber qué pasará en un futuro muy próximo, no puedes controlar todos los factores externos que te rodean aunque debes intentar estar más que preparado debes intentar estar más que preparado para afrontarlos cuando sea el momento.

Además, tanto en el deporte como en el mundo empresarial existe una fuerte competencia, donde todos se entrenan para ser el mejor buscando formas más innovadoras, nuevas técnicas o nuevos gerentes o entrenadores. Lidiar con la competencia parece un factor clave para triunfar, hasta que entiendes que tu principal rival eres tú mismo. Creo que mi experiencia y valores como deportista me han sido de gran ayuda en mi formación académica y pueden serlo en mi futuro profesional.

¿Cómo te gusta relajarte en las épocas de estudio? ¿Qué otros hobbies o pasión, además de los saltos, tienes?

Me gusta escuchar música para desconectar en épocas de alta tensión y nervios. Me encanta viajar y descubrir nuevos lugares, culturas y personas por todo el mundo. Me gusta seguir un estilo de vida saludable que me haga sentir bien tanto por fuera como por dentro. Practicar otros deportes a parte de los saltos, como patinaje, acrobacias o yoga, descubrir sitios de comida saludable y leer o ver películas son algunas de mis aficiones.

¿Cuál es el salto profesional que te gustaría hacer?

Me gustaría aumentar mi formación en alguna universidad americana donde poder seguir compaginando estudios y deporte al más alto nivel. Allí, poder coger experiencia en empresas líderes del sector y multinacionales, donde poder aprender mucho. Más adelante, invertir poder aplicar todos los conocimientos en mi propia empresa. Mi idea a largo plazo es emprender, crear una empresa innovadora que solucione problemas existentes en la sociedad.