Actualidad

Lunes, 22 de Abril, 2019

Marta González Peláez, profesora del Máster en Dirección de Comunicación Corporativa y tutora de TFM, ha participado en un encuentro sobre liderazgo femenino celebrado en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU.

Ha participado en la ONU en un encuentro celebrado en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, ¿cuál ha sido el mensaje que ha querido transmitir en ese foro internacional?

El mensaje ha sido que todavía nos queda mucho camino por recorrer y muchos logros que alcanzar. No se trata de aprobar más leyes, tenemos suficientes, es más una cuestión social y de implementación de éstas en la vida profesional y laboral. Se trata de potenciar el liderazgo femenino.

Han procedido a la lectura de las conclusiones del I Congreso Internacional Mujer empresa celebrado en Barcelona en el mes de noviembre de 2018, ¿qué acogida ha tenido su ponencia?

Las conclusiones se han expuesto y en lo que estamos en conseguir ser consultoras desde el grupo en el que me he integrado para así tener más voz y trabajar en la penetración de las conclusiones en la audiencia.

¿Qué tipo de asistentes se encontraban allí? ¿Cómo ha sido el debate?

Allí nos hemos encontrado una diversidad enorme de asistentes. Cada vez está más representado el colectivo femenino africano con un mayor número de mujeres y tiene. Ellas están luchando por algunos derechos que afortunadamente en Europa y en otros países del área occidental no sufrimos. El congreso ha durado siete días: se han celebrado muchas conferencias en esos cuatro días y las tres jornadas restantes se han dedicado a recopilar los datos y a proponer las nuevas temáticas o puntos a tratar en el año 2020.

Este tipo de encuentros tienen la finalidad de compartir sinergias y aprendizajes. ¿A qué conclusiones se han llegado?

Hemos contactado con lideresas de África, de Los Estados Unidos de Norteamérica, de Argentina, Colombia y México para trabajar en conjunto aspectos comunes a las mujeres. Las conclusiones se están redactando (con las aportaciones que hemos hecho todas) pues como decía anteriormente, se crean unas comisiones de trabajo que elaboran dichos informes que nos harán llegar a las comisiones de los países participantes en un par de meses.

¿Cómo surgió la oportunidad de participar en este foro?

Una comisión de mujer-empresa contactó conmigo para que les ayudará a organizar un Congreso internacional que se celebró en Barcelona en el mes de noviembre de 2018 y, a partir de ahí, me integré en el grupo de trabajo, contactando también con la Secretaría de Igualdad del Gobierno de España y el Instituto de la Mujer (dependiente de la Vicepresidencia del Gobierno), una diputada especialista en temas de igualdad con las que me entreviste y trabajé y sigo colaborando.

¿Cómo se consigue avanzar en empoderamiento? ¿hay que empezar cambiando pequeñas cosas para ir de menos a más o es algo mucho más complejo?

Salvando las barreras estructurales (muy masculinas) que todavía existen para que las mujeres puedan lograr la plena autonomía económica y, como consecuencia, la otra. Hay que empezar por la educación y la formación, así como en la transmisión de valores desde el núcleo familiar. Es una labor de todos. El empoderamiento femenino debe ser crítico con la diferencia de sexo. Tenemos mucho que recuperar ya que todavía existen mujeres que no son conscientes de que están trabajando para lograr esos objetivos. Conseguir la plena igualdad social y profesional es la meta. Todavía debemos sensibilizar a los públicos, aspecto que debería de estar ya integrado en el imaginario mental de cada ser humano.

Ha asistido a una recepción con organizaciones que trabajan en Nueva York a favor de la mujer y a la delegación española, ¿qué tipo de organizaciones han asistido al encuentro?

Hemos asistido a varias de la muchísimas que se celebran, desde la organizada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en un hotel con cerca de quinientas mujeres de todos los países, razas, culturas y procedencias, hasta la recepción en casa del embajador permanente de España ante la ONU. A estas recepciones asistimos las mujeres componentes de las delegaciones oficiales. Asisten comisiones oficiales de los países miembros de la ONU y también asociaciones privadas no gubernamentales que trabajan en sus respectivos países por los derechos de las mujeres y de las niñas y por la igualdad de sexo.

Desde la rama de la comunicación corporativa, área de su especialización en materia docente, ¿cómo se está trabajando en este sentido?

La comunicación es fundamental para dar visibilidad y concienciar a los públicos y a las audiencias. Se han diseñados estrategias de comunicación desde las diferentes comisiones de trabajo creadas en la ONU para tal fin; en nuestro caso conjuntamente con la Unión Europea, con diputadas y diputados en Bruselas. Las acciones que llevemos a cabo en este año esperamos poderlas presentar conjuntamente en el Congreso del año 2020 de la ONU.

En las corporaciones, es decir en el ámbito empresarial, deben tomar conciencia de que el liderazgo femenino es importante, las empresas con más mujeres en sus cuadros directivos son más rentables y las que desempañan otras funciones en las compañías son más responsables.

¿Cuál ha sido su experiencia profesional en EAE Business School? ¿Qué tipo de feedback encuentra entre los estudiantes de la Escuela cuando se plantean estos temas?

Pareciera que las generaciones más jóvenes debieran tener muy asumido el tema de la desigualdad, pero todavía existen mujeres veinteañeras y treintañeras que no tiene claro y caen en los clichés que tanto nos cuesta erradicar desde el feminismo y las organizaciones feministas. Vuelvo a insistir en que la educación y la perseverancia son fundamentales para poder cambiar esos estereotipos de la estructura social y profesional que todavía hoy en día son predominantemente masculinos.

En EAE estudian muchas alumnas, futuras lideresas y directivas empresariales. Por ello trabajo y a ello contribuyo desde EAE y desde el Observatorio de Comunicación y desde otros ámbitos de mi vida profesional. ¡El futuro es nuestro, es femenino!