Actualidad

Martes, 10 de Abril, 2018

Para el mundo de los negocios Madrid resulta atractivo por diferentes razones. Capital de la cuarta economía más importante de la zona euro, podemos encontrar diferentes áreas y distritos enfocados a estas actividades. Sin embargo, la zona financiera que hoy en día es más representativa de la ciudad – la zona norte de la capital – no ha sido la protagonista de esta visita cultural del mes de marzo. Los alumnos de EAE Business School conocieron la zona financiera de Madrid de principios del siglo XX.

Como explicaba al inicio de la visita la guía, Berta, sería a raíz de la Segunda Guerra Mundial cuando el área financiera de la ciudad se comienza a situar en el llamado eje Recoletos – Castellana. Hasta entonces, los negocios se movían en el propio centro de la ciudad, el Madrid de los Austrias, hoy en día más conocido por su riqueza turística. De ahí que la sesión comenzara en la Plaza de Ópera, para después conocer la Plaza de la Villa y el Mercado de San Miguel.

Muy cerca de la zona se encuentra la Gran Vía, una de las principales calles de Madrid. Desde su construcción a principios del siglo XX destaca por ser una de las zonas comercial, turística y de ocio más reconocidas de Madrid. Multitud cadenas internacionales de moda o de restauración se encuentran a ambos lados de la calle, lugar que comparten, especialmente entre la plaza de Calleo y la de España, con cines y teatros, en el tramo que se conoce como el Broadway madrileño. El bulevar madrileño siempre ha estado concebido como lugar de encuentro de los madrileños. Albergó, desde sus inicios, los primeros grandes almacenes, grandes marcas de lujo, salas de cine o famosas cafeterías.  

Adriana Aliega, alumna del Máster en Emprendimiento e Innovación de EAE Business School, comentaba cómo cada día recorría estas calles sin saber la historia que tienen detrás. “Vivo muy cerca de la Plaza de Ópera donde empezamos la visita y me está gustando mucho porque nunca nadie me había explicado esta visión del comercio de la ciudad”.

El recorrido de los alumnos durante esta visita continuó por la Carrera de San Jerónimo hasta llegar al Paseo del Prado a la altura de la Fuente de Neptuno. En este punto, la guía destacaba igualmente la riqueza de la ciudad respecto a los Museos disponibles y algunos de los estudiantes lo afirmaron al haber asistido también a otras visitas de la Escuela como la del Museo del Prado.

En el Paseo del Prado encontramos la Bolsa de Madrid, el principal mercado de valores de España. Como explicó Berta, la guía de la visita, los antecedentes a la Bolsa los encontramos en las Lonjas, lugares de reunión para comerciantes y que eran típicamente mediterráneas. Fue José I Bonaparte quien decide instaurar la primera Bolsa de Comercio en Madrid. Cerca de 30 años después, inaugura su primera sesión.

La visita por el Madrid financiero terminó con detalles sobre la historia del Banco de España, ubicado en la Plaza de Cibeles. Más allá de la historia, las funciones y los servicios, los alumnos de la Escuela también conocieron sobre las leyendas que alberga la institución. Especialmente en lo relativo a su cámara acorazada y sus reservas de oro. Varias puertas acorazadas protegen el acceso a la cámara, la cual, además, cuenta con unas altas medidas de seguridad. Entre otras, una alarma que libera el agua de la fuente a la diosa Cibeles. Aunque, como bromeaba Berta, en los 70 años de vida de la cámara acorazada nunca ha habido un intento de acceso que hiciese saltar la alarma.

“Trabajo en el campo de actuación de finanzas y me interesaba mucho saber cómo había sido la evolución de la ciudad”, relataba Murilo Lippi, alumno brasileño que realiza el Máster en Project Management. Tras su paso por Londres donde también estuvo estudiando, Murilo quería vivir en España y, especialmente, estudiar en la Escuela por su reputación. “El Máster me está gustado mucho, los profesores son muy buenos y el networking que estoy trabajando es lo mejor”. Sobre su futuro, espera aplicar los conocimientos que está adquiriendo en una empresa con posibilidades de hacer carrera.

El grupo de alumnos, de nacionalidades como española, brasileña, ecuatoriana, mexicana o boliviana, se mostró muy agradecido especialmente con la guía Berta por todo el conocimiento y anécdotas trasmitidas. “Es una gran oportunidad que la Escuela nos ofrezca este tipo de visitas guiadas, al final vamos a vivir un año en Madrid y tenemos que conocer dónde vivimos”.